La cocina es una parte fundamental de nuestro hogar. Sin duda alguna, este espacio es uno de los que más frecuentamos diariamente, y también es uno de los que más sufre el desgaste por el uso diario que le damos. Sus instalaciones se deterioran con mayor rapidez que otras zonas de la casa. Por otro lado, siempre viene bien hacer cambios de estilo y actualizarnos. Por ello, no te puedes perder lo que te vamos a contar sobre como reformar una cocina. Si decides que lo mejor es hacer obras, te sugerimos que pidas permiso y coloques un cartel informativo sobre la obra que vas a realizar, con fechas y horas, en tu comunidad de vecinos. Así todos estarán al tanto del ruido o la suciedad que se genere en las zonas comunes del edificio.

¿Cómo empezar?

Haz inventario.
Toma tu bloc de notas y siéntate a observar tu actual espacio: ¿Qué hay? ¿Qué le falta? ¿Qué necesita ser sustituido o arreglado? ¿Qué sección es la que más necesidad de cambios requiere? ¿Electrodomésticos? ¿Muebles? Y, sobre todo, ¿Qué presupuesto tengo y cómo lo reparto entre todo lo que necesito?

Planifica.
Dibuja un boceto sencillo con la distribución que más te guste. Coloca armarios y electrodomésticos, muebles, sillas, mesas… Cambia lo que sea de lugar para optimizar el uso del espacio. Puedes inspirarte leyendo revistas de decoración y catálogos de tiendas de muebles. Analiza los pros y los contras de las cocinas de tus conocidos. Ahora, presta atención a tu propia rutina de movimientos en la cocina: del frigorífico al horno o fogones, de aquí a la zona de lavado… ¿Son patrones repetitivos? Es normal: aprovecha este conocimiento para situarlo todo de la forma más práctica posible según tus necesidades.

Puntos esenciales.

Manos a la obra.
La primera semana te aconsejamos contactar con un especialista en diseño. Este será enviado por la empresa de reformas que contrataste. El medirá la cocina e indicará qué cambios recomienda. La coordinación es primordial en este punto. Cuando el diseñador tenga todo a punto, reúnete con él y decide lo que se va a hacer, el presupuesto y la línea de tiempo para conseguir los objetivos. Los días subsiguientes deberían incluir aspectos como la compra de electrodomésticos, encimeras, suelos y demás enseres necesarios.

Materiales.
Para la cocina lo mejor es elegir materiales que se limpien fácilmente, sobre todo, en la zona de aguas y en los fogones. En relación con el mobiliario, las imitaciones de laca son fáciles de mantener perfectas. Decántate por encimeras con poco mantenimiento, como las de cuarzo compacto y por electrodomésticos con sistemas anti huellas o hornos pirolíticos. Los azulejos o las planchas de vidrio o acero son los más útiles y fáciles de limpiar. Otros componentes como el papel pintado o los fotomurales quedarán reservados para zonas de menos uso como el office y las zonas de almacén.

Estilos atemporales.
Recuerda que todas las modas son pasajeras. Hace unos años, por ejemplo, se llevaban las cocinas de colores intensos y brillantes. Por doquier encontrabas cocinas con muebles rojos, naranjas, violeta, verdes pistacho… Nuestra recomendación es optar siempre por colores más neutros para los muebles (blancos, grises o maderas no muy oscuras). Para la cerámica, lo importante es evitar acabados con diseños complejos o demasiado llamativos. Una buena elección de la cerámica junto a una acertada distribución puede ahorrarnos mucho dinero en futuras reformas.

Encimeras.
Antes, todas las encimeras eran de granito o de mármol. Sin embargo, hoy en día existen muchas otras opciones: madera, tableros aglomerados, cuarzo compacto… Algunas con precios muy interesantes que pueden abaratar el coste de la reforma. Sin duda no hay nada como el granito, el cuarzo compacto o el mármol en cuanto a durabilidad, comodidad y diseño. Pero también es cierto que su mayor coste (puede ser hasta 10 veces mayor).

Mobiliario.
Las cocinas a medida tienen una gran ventaja: permiten aprovechar cada rincón disponible. A cambio, pueden resultar más costosas. Por eso, son especialmente recomendables cuando no dispongamos de mucho espacio o necesitemos una solución especial que no podamos resolver con una cocina modular. Las cocinas modulares, por su parte, ofrecen alguna otra ventaja además de su precio competitivo. Por ejemplo, la mencionada posibilidad de cambiar las puertas en el futuro o de sustituir fácilmente elementos que se hayan deteriorado (cajones, bisagras…)

Electrodomésticos A+++.
Si al reformar la cocina, vamos a renovar también los electrodomésticos, conviene no olvidar el ahorro que suponen los electrodomésticos A+++ frente a sus homólogos A+ u otros mucho más antiguos. Sin duda, pueden suponer un pequeño sobreprecio inicial, pero que amortizaremos a lo largo de su vida útil gracias a su menor consumo.

Luminosidad y amplitud.
Intentaremos crear una sensación de espacio y agregar interés sobre la propia arquitectura de los espacios. Se gana así en luz, en amplitud visual y sofisticación.

Tendencia en las cocinas para el 2018.
No consiste en apostar sólo por los colores de moda, ni en los equipamientos más modernos, sino que parte de realizar un diseño, donde las modificaciones reflejen los cambios en la forma de vida contemporánea.

¿Te animas a darle un aire nuevo a tu cocina?


Recuerda que, si quieres reformar tu cocina, en Dreaming Ceramic tenemos un gran equipo de profesionales altamente cualificados capaces de adaptarse a cualquier proyecto y hacerlos de forma totalmente personalizada. Contacta con nosotros y ¡Solicita tu presupuesto Ahora!